“Selfies” de comida: Clave para que un restaurante tenga éxito


¿Quién iba a pensar hace unos años que nos dedicaríamos a fotografiar la comida de nuestros platos favoritos y a compartir dichas fotos con el resto del mundo? Es una actividad que está tan de moda como los autoretratos y de la que las cadenas de restaurantes se han percatado como medio para incrementar sus beneficios.

Las imágenes de comidas abundan en Facebook, Twitter, Pinterest o Instagram. Puede ser un plato caro en un restaurante ídem, una milanesa napolitana en un bodegón de barrio o el asadito del domingo en el patio de casa. Armados de un smartphone, o una cámara, muchos foodies (amantes de la comida) fotografían casi todo lo que comen. Luego, lo comparten y generan todo tipo de comentarios. Las fotos espectaculares de comida, conocidas también como food porn , por alguna similitud con el porno, existen desde hace años. Ahora se subieron a la ola imparable de las redes sociales.

Lectura sugerida: 7 Trucos Para Tomar Increíbles Fotografías Con Un Smartphone

En una interesante entrevista realizada a Wyman Roberts, responsable del grupo norteamericano Chili’s Grill & Bar, nos cuenta cómo el usuario que entra con un móvil a un restaurante es una potencial fuente gratuita de publicidad que verán los amigos de sus redes sociales, de ahí la importancia de adaptar los platos al objetivo del smartphone.

¿En serio? Pues sí. Según parece, la estrategia pasa por colocar los ingredientes de cada plato de forma que queden bien a la hora de hacer una foto con el móvil, situar en primer plano los productos que se quieran destacar para que parezcan más grandes, e incluso utilizar recipientes que den aspecto de calidad, que queden limpios y relucientes (por ejemplo metalizados) a la hora de tomar las instantáneas.

selfies de comida

Chili’s incluso tiene una cuenta en Instagram para que sus clientes (y ellos mismos) compartan las imágenes de sus últimas comidas y abran así el apetito de futuros comensales. Y sí, la mayoría de las instantáneas están sumamente cuidadas, tanto en el color como en la iluminación y la disposición de los alimentos.

Personalmente, no soy muy dado a compartir en mis círculos sociales imágenes de lo que como o dejo de comer, pero según Roberts, los “selfies” a los platos (si es que se les puede llamar selfies al no ser autorretratos) y a comensales, son la segunda cosa más fotografiada con el móvil, y ésto es algo que los restaurantes no pueden ignorar si quieren tener éxito.

A esta altura, la pregunta que surge es ¿por qué hacemos todo esto? La socióloga Cecilia Arizaga, directora de la carrera de Sociología de la UCES, considera que el fenómeno va más allá del narcisismo asociado con las selfies. “Lo analizo como una forma de distinción social en la cual se ponen en escena estilos de vida propios de la sociedad del capitalismo tardío, donde todo es eventual, cambiante, fugaz ”. En ese contexto, agrega Cecilia, “los consumos asociados al placer se vuelven una marca que establece divisiones al interior de las clases medias, donde existe una asociación íntima entre la buena vida, la comida y el vino. Mostrar qué comemos, dónde y cómo habla de nosotros y de quién buscamos diferenciarnos. Puede tratarse de un restaurante top o de una comida casera.” Para el final, una paradoja y una señal de alerta. El año pasado, la universidad Bringham Young, de Utah (Estados Unidos), aseguró, tras un estudio, que este tipo de fotos disminuye el placer de la comida, en vez de aumentarlo. Algo muy similar a lo que sucede con el porno más glotón.

selfies de comidas foodies

Vía | Bloomberg

 

Comentarios

Comentarios

¿Cuál es tu reacción con esta nota?
Love
0
Love
Fail Fail
0
Fail
OMG OMG
0
OMG
Uhhh Uhhh
0
Uhhh
Cute Cute
0
Cute
Geeky Geeky
0
Geeky
Lol Lol
0
Lol
Win Win
0
Win
Wtf Wtf
0
Wtf

log in

reset password

Back to
log in