Querida Mamá: Simplemente Gracias


Mamá, cuantas veces he dicho o pensado esta palabra sólo para ver tu imagen en mi cabeza. Cuando era pequeña, siempre pensaba en ti cuando sentía miedo o tristeza porque tú lo mejorabas todo. Un sólo abrazo tuyo podía cambiar mi mundo y nuestra casa siempre fue mi lugar favorito porque tu sola presencia lo iluminaba todo.

Mamá, yo sé que han pasado los años y que hay muchas cosas que han cambiado. Que mis hermanos y yo hemos crecido, que hay cosas que ahora muchas veces paso por alto. Que a veces no te escucho con la misma fascinación de antes, que a veces no tengo tiempo. Mamá a veces quisiera volver a ser pequeñita y subirme en tu regazo, porque ese era el lugar donde la perfección reinaba y donde nada malo pasaría.

Quiero darte las gracias, porque han pasado los años y aprendí a caminar sin la ayuda de tu mano por un mundo que no siempre es amable como tú. Somos lo que somos gracias a ti y a tus enseñanzas, y aunque el tiempo ha pasado, muchas personas han ido y venido y tu pelo comienza a ponerse blanco, en el fondo seguimos siendo los mismos.

Sé que las cosas entre nosotras no siempre son perfectas, que a veces no comprendemos como una vez pudimos haber sido tan igual la una a la otra pero creo que eso es parte de la belleza de haber crecido y evolucionado juntas. Tengo tanto de ti en mi que es imposible negar la huella que has dejado en mi identidad.

Cuando las cosas se ponen difíciles me imagino que harías tú en mi lugar, y aunque muchas veces me enojo cuando intentas aconsejarme demasiado (es este maldito orgullo, lo sé) quiero que sepas que te quiero con todo mi corazón.

Mamá, estuviste conmigo en cada uno de esos momentos en los que pensé que nadie se detendría a mirarme. Me cobijaste en los momentos difíciles, me hablaste cuando me parecía imposible escuchar, me aconsejaste cuando creía que el mundo se acabaría y me mostraste que no hay nada tan difícil que sea imposible de lograr.

Mamá tu me enseñaste que “no puedo” es una frase que no existe en nuestra casa y que el amor propio siempre será más importante que cualquier otro amor. Me dejaste decidir mi propio camino y aunque muchas veces no estabas de acuerdo, te quedaste a mi lado y me apoyaste en todo. Me diste el derecho de equivocarme y aprender de mis propios errores y te quedaste a mi lado para ayudarme a levantarme otra vez.

Estoy aquí hoy, parada sobre el mundo y mirando a un horizonte lleno de posibilidades. Mamá, quiero compartir todo esto contigo porque no lo hubiera logrado sin ti, sin tu apoyo y tu amor incondicional, sin tu mano guiando la mía aunque fuese desde lejos. Dicen que no podemos escoger a nuestros padres, pero si se me diera la oportunidad, yo te escogería a ti una y otra vez sin nunca arrepentirme.

Mamá, gracias por haberme demostrado que nuestra imperfección es perfecta y que no importan los años que pasen o las circunstancias en las que nos encontremos, tú y yo siempre seremos inseparables.

Commentarios

commentarios

¿Cuál es tu reacción con esta nota?
Love
0
Love
Cute Cute
0
Cute
Fail Fail
0
Fail
Geeky Geeky
0
Geeky
Lol Lol
0
Lol
OMG OMG
0
OMG
Win Win
0
Win
Wtf Wtf
0
Wtf
Uhhh Uhhh
0
Uhhh

log in

reset password

Back to
log in