Envejecer es inevitable. Madurar es una elección.


Para vivir de verdad hay que soñar, hay que tener las metas claras y encontrar cada dia algo nuevo y divertido en la vida. Esta es una historia muy interesante acerca de una viejecita que vivió a su manera hasta el final.

En una de las clases magistrales, el profesor nos presentó a una estudiante nueva. En ese momento yo senti un ligero toque en mi hombro, me di la vuelta y vi a una viejecita arrugada que me sonreía tan abiertamente que me contagió la sonrisa.

-Hola linda, me llamo Rose y tengo 87 años. -me dijo.-¿puedo sentarme aquí?
Yo le sonreí otra vez y quité mis libros del asiento vecino.
-Claro, siéntese. ¿Puedo saber que la trajo a la universidad a una edad tan inocente? -quise bromear.
-Estoy aqui para encontrar a un hombre rico y darle muchos hijos. -me susurró la señora riéndose.
-Hablando en serio ¿qué la trae por aquí?
-Ya hablando en serio siempre quise graduarme de la universidad, y por eso estoy aquí -respondió Rose.

Después de la clase fuimos a la cafetería del campus y comimos juntas. Desde ese día y durante tres meses comimos juntas después de clases. Rose se convirtió el alma de la fiesta en casi todas las fiestas de la universidad. Todos los estudiantes hablaban con ella sin expresar ningun tipo de disgusto.

Al final del semestre la invitamos a decir el discurso en la fiesta de clausura. Cuando ella iba caminando hacia la tribuna las hojas con el discurso se le cayeron. Un poco avergonzada, Rose intentaba recogerlas pero sólo logró agarrar unas pocas.

-Pido disculpas por andar tan distraída. Dejé de beber cerveza porque mi esposo me lo pidió y ahora me embriago mucho más rapido con el whisky -bromeó. No creo que pueda recoger todos mis papeles, por eso mejor permítanme decirles lo que pienso.

Mientras todos paraban de reírse, ella toció un poco y empezó a hablar:
-Dejamos de jugar porque envejecemos y envejecemos porque dejamos de jugar. Existen sólo cuátro secretos para ser joven, feliz y exitoso: debes sonreír y cada día encontrarle algo gracioso y divertido a la vida. Necesitas un sueño, cuando dejas de soñar ya estás muertos; ¡a nuestro alrededor hay tántas personas muertas que ni se dan por enteradas de estarlo! Hay una gran diferencia entre envejecer y madurar. Si tienes 19 años y te la pasas un año tirado en el sofá sin hacer nada, igual vas a cumplir 20 años. SI yo no hago nada y me tiro en el diván durante un año cumpliré 88. No hay nada malo en envejecer, no necesitamos un talento o un don para poder envejecer. El don está en abrir nuevas posibilidades de cambio ¡no se arrepientan de nada! Los viejos por lo general no se arrepienten de lo que han hecho, sino que lloran por lo que no alcanzaron a hacer. Y sólo temen a la muerte aquellos que tienen mucho de que arrepentirse.

Acabó su discurso diciendo “con cariño, Rose”, la viejecita regresó a su lugar. Todos nos quedamos en silencio, tratando de entender lo que acabábamos de escuchar.

Al cabo de un año Rose obtuvo el diploma universitario en el que tanto había soñado, y una semana más tarde murió tranquila mientras dormía. Más de dos mil estudiantes llegaron a su funeral para conmemorar el hecho de que esta pequeña mujer rubia mostró con su ejemplo que nunca es tarde para convertirse en quien quieres ser.

Envejecer sólo es una cuestión de tiempo; es inevitable, pero madurar es una elección.

Fuente: gsfindia
Traducción y adaptación: Genial.guru

Comentarios

Comentarios

¿Cuál es tu reacción con esta nota?
Love
0
Love
Fail Fail
0
Fail
OMG OMG
0
OMG
Uhhh Uhhh
0
Uhhh
Cute Cute
0
Cute
Geeky Geeky
0
Geeky
Lol Lol
0
Lol
Win Win
0
Win
Wtf Wtf
0
Wtf

log in

reset password

Back to
log in